San Expedito y Difunta Correa

Días de salida: Todos los sábados y domingos.

Itinerario:
1ª Salida: 7:00 hs. Presentación 6:45 hs. en nuestra oficina ubicada en Av. Las Heras 699 esquina Perú, Ciudad de Mendoza.
2ª Salida: 7:15 hs. desde Vicente Zapata frente a OSEP. Hora presentación 7:00 hs.
Pasan por Difunta Correa aproximadamente 10 hs.
Llegan a San Expedito aproximadamente a las 10:45 hs.
Salen de San Expedito a las 12:00 hs.
Llegan a Difunta Correa a las 13:10 hs.
Salen de Difunta Correa a las 14:30 hs.
Llegan a Mendoza a las 17:30 hs. Los dejan en el lugar de salida.

Servicio: Semi cama

Tarifas:
Difunta Correa:  $1.600 por persona contado efectivo
San Expedito: $1.700 por persona contado efectivo

BUTACAS PROMOCIONALES: $1.300
*Los precios son de contado efectivo

Categoría:

Descripción

Formas de pago:

  • Pago efectivo, debito o un pago con tarjeta de crédito en nuestra oficina.
  • Mas el 10% link de pago  o mercado pago.
  • Mas el 15% en 3 cuotas tarjetas nacionales con cualquier tarjeta en nuestra oficina.
  • Mas 20% una cuota tarjetas internacionales con cualquier tarjeta en nuestra oficina
  • Deposito o transferencia mas el 3,5%
  • Tarifas sujetas a modificación sin previo aviso.

Importante: todo pasajero debe ir con DNI el día de la salida

SALIDA GRUPAL SUJETA A CONFORMACION DEL GRUPO

OPERADOR TURISTICO RESPONSABLE Nº 6421 EvyT

HISTORIA DE SAN EXPEDITO

Fe y devoción por San Expedito en Argentina, el santo de las causas urgentesSan Expedito es contemporáneo de Santa Filomena y San Jorge. Vivió a principios del siglo IV bajo el imperio de Diocleciano, emperador que años más tarde lo mandaría a matar, y era el comandante de una legión de soldados romanos.

A pesar de defender al Imperio Romano de los Bárbaros Asiáticos, cierto día fue tocado por la gracia de Dios y recibió la Luz Divina; este episodio cambiaría para siempre su vida convirtiéndose inmediatamente al cristianismo.

Al momento de su conversión, un cuervo se hizo presente simbolizando al Espíritu del Mal y le dijo Cras… Cras… Cras… , (lo que en latín siginifica Mañana … Mañana… Mañana…) intentando persuadirlo en la misma hora de su conversión al Cristianismo a que lo dejara para después.

San Expedito reaccionó enérgicamente aplastando al cuervo con su pie derecho mientras exclamaba Hodie… Hodie… Hodie (que en latín significa Hoy… Hoy… Hoy… ) no dejare nada para mañana, a partir de hoy seré Cristiano.

El 19 de abril de 303 DC, por orden del Emperador Diocleciano, fue sacrificado en Melitene, sede de una de las Provincias Romanas en Armenia junto con sus compañeros Caio, Galatas, Hermogenes, Aristonico y Rufo.

Por su historia es que San Expedito es un Santo que atiende los casos urgentes, en este mismo momento; los casos que, de producirse una demora, habría un gran perjuicio. Pero este santo Patrono, no atiende para ser venerado, sino para que en acción de gracias nos acerquemos a Dios, sin postergaciones, siguiendo su ejemplo; y en el caso de haber efectuado alguna promesa, él también nos pide presteza en cumplir aquello que le fue prometido.

San Expedito es reconocido por el Don que Nuestro Padre Misericordioso le dio para resolver nuestras necesidades en formas urgente pero también es Patrono de los Jóvenes, Socorro de los Estudiantes, Mediador en los Procesos y Juicios, Salud de los Enfermos, Protector en los Problemas de Familia, Laborales y Negocios, pudiendo ser invocado en otros casos.

HISTORIA Y DEVOCIÓN A LA DIFUNTA CORREA

Se conservan diversas versiones de la leyenda, conforme a la cual Deolinda Correa (o Dalinda Antonia Correa, según el nombre con el cual aparece mencionada en el relato más antiguo (Chertudi y Newbery, 1978)), fue una mujer cuyo marido, Clemente Bustos, fue reclutado forzosamente hacia 1840, durante las guerras civiles. Vivían en el departamento de Angaco (provincia de San Juan) donde vivía la familia. La soldadesca montonera que viajaba a La Rioja obligó al marido de Deolinda, contra su voluntad, a unirse a las montoneras. Esto hizo que Deolinda, angustiada por su marido y a la vez huyendo de los acosos del comisario del pueblo, decidiera ir tras él.

Deseosa de reunirse con su marido en La Rioja tomó a su hijo lactante y siguió las huellas de la tropa por los desiertos de la provincia de San Juan llevando consigo sólo algunas provisiones de pan, charqui y dos chifles de agua. Cuando se le terminó el agua de los chifles, Deolinda estrechó a su pequeño hijo junto a su pecho y se cobijó debajo de la sombra de un algarrobo. Allí murió a causa de la sed, el hambre y el agotamiento.

Cuando unos arrieros pasaron por el lugar al día siguiente y encontraron el cadáver de Deolinda, su hijito seguía vivo amamantándosoe de sus pechos, de los cuales aún fluía leche. Los arrieros la enterraron en el paraje conocido hoy como Vallecito y se llevaron consigo al niño.

Al conocerse la historia, muchos paisanos de la zona comenzaron a peregrinar a su tumba, construyéndose con el tiempo un oratorio que paulatinamente se convirtió en un santuario. La primera capilla de adobe en el lugar fue construida por un tal Zeballos, arriero que en viaje a Chile sufrió la dispersión de su ganado. Tras encomendarse a Correa, pudo reunir de nuevo a todos los animales.

Hoy en día mucha gente deja en el santuario de la difunta botellas con agua, pensando que «Nunca le falte agua a la Difunta».

La devoción a la Difunta Correa no se trata de un culto, no existe ninguna religión «difuntacorreísta» sino una difundida devoción popular practicada principalmente por gente adherente al catolicismo de la Difunta Correa es la de una santa popular (que en la práctica es venerada por los devotos como una Santa[cita requerida]), si bien no reconocida como tal por la institución católica.

Los devotos consideran que hace milagros e intercede por los vivos. La supervivencia de su hijo, afirman sus devotos que sería el primer milagro de los que a partir de entonces se le atribuirían. A partir de la década de 1940, su santuario en Vallecito (provincia de San Juan), al principio apenas una cruz situada en lo alto de un cerrito, se convirtió en un pequeño pueblo en el que existen varias capillas (17 en 2005), repletas de ofrendas.

Las capillas han sido donadas por diversos devotos, cuyos nombres figuran en placas sobre las puertas de entrada. Una de ellas contendría los restos de Deolinda Correa. En esta capilla existe una gran escultura de la muerta con su hijo, recostada, cara al cielo con el niño en uno de sus pechos.

Los arrieros primero, y posteriormente los camioneros, son considerados los máximos difusores de la devoción hacia la Difunta Correa. Serían los responsables de haber levantado pequeños altares en rutas del país. Los altares presentan imágenes de la escultura de la muerta, en los cuales se dejan botellas de agua, con la creencia, de que podrán calmar la sed de la muerta. La devoción por Deolinda Correa se extendió al sur de Argentina (Provincias de Chubut y Santa Cruz) producto de la oleada de familias del norte atraídas por el auge de la industria petrolera.

Las visitas al Oratorio de la Difunta Correa se producen durante todo el año, pero son más frecuentes en Semana Santa, el día de las Ánimas (2 de noviembre), la Fiesta Nacional del Camionero, durante las vacaciones de invierno y para la Cabalgata de la Fe que se realiza todos los años entre abril y mayo. En las épocas de mayor afluencia pueden llegarsea reunir hasta a trescientas mil personas; el promedio (año 2005) de los que peregrinan al santuario de la «Difunta Correa» en Vallecito es de 1.000.000 personas/año.